martes, 17 de marzo de 2015

VIAJE A BALI

Persikkas


Nunca me imaginé que un viaje pudiera trastornarme de esta manera. Ahora no puedo imaginarme un mejor lugar que este. Cuando subo al avión no puedo apartar de mi mente todos esos recuerdos que me unen a esta ciudad, que ha sido mi hogar durante últimos 5 años. 
Recuerdo como comenzó todo, aquel 3 de diciembre cuando después de estar desde los 4 años en la academia de danza mi profesor me dijo que la danza clásica no era lo mío, después de eso decidí apuntarme a la Academia de bailes exóticos y ahí descubrí mi verdadera pasión.                     
A los 18 años decidí emprender un viaje a Bali, una isla situada  en el Océano Índico.                                                                                                                          
Al salir del aeropuerto me dirigí hacía el autobús que me llevaría hacia el hotel. Dentro saqué mi teléfono móvil y busqué la dirección.
-¡Esperé señor! Pare el autobús, por favor- se oyó una voz masculina. El autobús paró para que este pudiera subir-.Gracias.
Aparté la vista de mi móvil para encontrarme con la suya, aquel chico acababa de subir al autobús. Unos maravillosos ojos marrones me envolvían de una manera tan intensa que por poco no se me corta la respiración. Su piel bronceada y su cabello oscuro y rizado hacían que aquel chico captara toda mi atención.                                                                                         
El autobús llegó a mi parada, en Kuta bajé intentando hacer hueco entre la muchedumbre que había. Por suerte no tuve que andar mucho entre aquellas calles llena de gente ya que el hotel estaba a poco más de diez minutos.                                                                                                                          –Buenas noches, señorita bienvenida -dijo la recepcionista en cuanto entré en el hotel-.
-Buenas noches, soy Anya Kokorin, ¿me podría indicar mi habitación?-pregunté
-Tercera planta, primer pasillo a la derecha- me dijo mientras me tendía una llave en la que estaba grabado el número 314.
Cogí la llave y me alejé dispuesta a coger el ascensor.
-¡Señorita! – dijo la recepcionista captando de nuevo mi atención – No olvide que esta noche en la cena habrá una actuación.
***
Una leve brisa acarició suavemente mi rostro, haciendo que mis ojos se abrieran para localizar de donde venía ese viento.
 La ventana estaba abierta, así que me levanté a cerrarla.
Al darme la vuelta miré el reloj de pared que marcaba las nueve menos cuarto. ¡Llegaba tarde a la cena!
Bajé corriendo las escaleras y me dirigí al restaurante del hotel.
En cuanto crucé la puerta, mi cuerpo quedó inmovilizado al escuchar una música que nunca antes había oído.
Abriéndome paso entre la multitud, conseguí llegar al escenario. Alcé la vista y mis ojos se encontraron con los de un chico que tocaba alegremente una especie de bombo.
***
Después de una entretenida noche, decidí volver a mi habitación.
Una vez delante de la puerta, rebusqué en mi bolso buscando la llave.    ¡Oh, no!  Me la había dejado en la habitación, fui corriendo a la recepción para conseguir una nueva llave, pero cuando llegué la recepcionista no estaba.
Estaba desconsolada. Ahora, ¿cómo entraría en mi cuarto?
Pulsé algo decepcionada el botón del ascensor.
En cuanto las puertas se abrieron, me adentré en el ascensor sin esperar a que nadie saliese.
Inmersa en mis pensamientos, no me di cuenta del pisotón que le di a un chico en el pie. Este soltó lo que llevaba en las manos y caminó hacia mi enfadado.
Cuando estaba a punto de decirme algo, las puertas del ascensor se cerraron provocando un leve ruido.
El chico se giró rápidamente, pero ya era tarde. El ascensor se había cerrado con sus cosas dentro.
-¡Mira lo que has conseguido! – dijo señalando el ascensor.
Ambos subimos planta por planta hasta llegar a la azotea en busca de sus pertenencias. Pero no hubo suerte.
Sin ánimos, se sentó en el suelo. Yo, intentando consolarlo, me senté junto a él y le dije:
-Bueno, al menos no eres el único que ha tenido problemas hoy – le dije amablemente. Él me miró extrañado -.Verás, me he dejado las llaves dentro de la habitación y la recepcionista ya se ha marchado. Y bueno, ahora no sé dónde voy a dormir esta noche.
-Si quieres puedes quedarte en mi habitación. Hay dos camas y mi compañero esta noche no viene a dormir.
Acepté su propuesta encantada. Aunque la verdad es que me sorprendió bastante que después de lo ocurrido con sus cosas, se ofreciera a ayudarme. Eso demostraba que era muy buena persona.
Se levantó del suelo y me tendió la mano para que yo pudiese imitarlo.
Una vez de pie me fijé en sus manos que estaban poco magulladas. Alcé mi vista y de nuevo me encontré con su mirada, sus negros rizos le caían por la frente. Sin pensar lo que estaba haciendo le aparté el pelo suavemente. Me agarró de la muñeca y me dijo:
 -Es tarde, vayamos  a la habitación.
Una vez allí y para nuestra sorpresa, en la puerta se encontraban sus pertenencias: el bombo que vi en el escenario del restaurante.
Entonces me fijé, el chico era el mismo que tocó en el restaurante y el que horas antes, casi pierde el autobús.
Abrió la puerta y pasamos a una habitación grande con las paredes blancas, dos camas separadas con sábanas burdeos y un sillón del mismo color junto a una ventana a un par de metros de la puerta.
-Aún no nos hemos presentado. Soy Kuwat.
-Encantada, yo soy Anya       .
-Bonito nombre – dijo mostrándome su maravillosa sonrisa.
Tras conversar un largo tiempo hablamos un poco de todo, incluso me dijo como se llamaba su peculiar instrumento: Djembe.
Cuando apagamos la luz, no conseguía quedarme dormida, ya que el frío me lo impedía. Entonces sentí como Kuwat se levantaba y me arropaba con su manta. Y por fin pude dormir bien.

Y así fue mi primer día en Kuta, esa ciudad que aunque muchos la critiquen, a mi me conquistó.                                                                                                                     
Tras varios años juntos, Kuwat se marchó a la capital para continuar con su carrera musical. Mantuvimos el contacto, pero ya no era lo mismo. Por eso decidí marcharme. Y aquí me encuentro ahora.
Miro hacia atrás por última vez y con un gran vacío en mí, subo al avión.     Una vez en mi asiento, me dedico a mirar por la ventanilla. Todo me recuerda a él. A él y a los momentos que vivimos juntos.
-Perdone señorita – dice una voz masculina sacándome de mis pensamientos - ¿Este asiento está ocupado?
Alzo la vista para mirarlo. El corazón se me acelera y las lágrimas comienzan a brotar de mis ojos. Si esto fuera un sueño, no quiero que acabe nunca. ¡Es Kuwat!
Nos abrazamos y apoyo mi cabeza sobre su pecho. Al apartarnos él me mira a los ojos mientras retira las lágrimas de mis mejillas.
Vuelve a abrazarme y me susurra al oído:
-Te quiero, Anya.
Los dos nos queremos y estamos listos para comenzar una nueva vida. Juntos.

                                         


       Persikkas





No se necesitan motivos para vivir aventuras mágicas. 
En este caso, Mª José Medina y Emma Vázquez nos regalan un viaje a Bali, totalmente gratis y 
con el único efecto secundario de disfrutar. 
¡¡¡GRACIAS!!!

4 comentarios:

  1. Segunda parte!! está genial

    ResponderEliminar
  2. CHICAS ME HA ENCANTADO SEGUID ASÍ

    ResponderEliminar
  3. Javier Zurita Pérez26 de noviembre de 2015, 10:57

    Genial historia!!! Muy currado chicas

    ResponderEliminar